Ir al contenido principal

Perdidos en Tokio (Lost in translation)

perdidosA Holywood le gusta vanagloriarse por permitir que las minorías accesan a las posiciones de poder. La última acción de este tipo "beneficia" al sector de la dirección, y en específico a la mujer. Sofia Coppola, hija de Francis Ford y prima de Nicolas Cage, se enfrenta con la responsabilidad de ser "La primera mujer estadounidense en ser nominada a Mejor Director" en los Oscares. Tal título bien podría leerse en el libro de los records guiness. Lo que no es casualidad es que Sofia tenga bajo el brazo una cinta poderosa, bien estructurada y lo más importante: una película bella.

El adjetivo de bello suele en ocasiones confundirse con la superficialidad o la rápida moda, pero Lost in translation no puede mencionarse sin éste. Es una película que de principio a fin juega con lo más poderoso con lo que se puede echar mano, los sentimientos. Coppola plantea la soledad como el denonante de la situación, con un actor maduro y obligado a aceptar comerciales "caros con contenido barato", y una mujer recién egresada, con la vida por delante, pero aceptando un matrimonio monótono en estuche de cristal.

La belleza no es Tokio, ni sus luces y escaparates de inmejorable calidad, tampoco el hotel donde se desarrolla la trama; la belleza es la vida en sí, el ver como estos dos personajes "Perdidos en Tokio" recuperan la esperanza por despertar cada mañana y reconocer cada detalle, por minúsculo o insignificante que sea.

La película no es motivacional o con moraleja engañosa, solamente deja ver que la felicidad, la amistad, el amor, todos aquellos valores universales que damos por hecho suelen diluirse si no existe una retroalimentación, un deseo por continuar.

Bill Murray se luce en su papel. Deja atrás el cínico que lleva dentro y deja aflorar la vulnerabilidad de su situación actual (actor maduro, sin muchos papeles en puerta, aceptando cualquier trabajo, vamos, una autobiografía no oficial), tal vez ese es el valor agregado de su actuación, las dos lecturas que podemos tener de su "Bob Harris" No deja de sorprender este hombre, que desde su actuación en Rushmore, no había dado en el clavo con otro personaje.

La joven Johansson se muestra discreta en su interpretación, pero insistimos, ella también refleja parte de su vida personal en la figura de Charlotte: mujer joven con un mundo por delante.

Lo más interesante de la película resulta ver la carga personal que Sofia imprimó a cada personaje y situación, tomando como referencias su viaje a Japón cuando promocionó su primer largometraje, Las Vírgenes Suicidas, su padre y Kurosawa (por los anuncios de bebidas alcohólicas en los que trabajaron) y su situación matrimonial con el también director Spike Jonze (la relación entre Charlotte y John, el fotógrafo reconocido)

Un acierto en la naciente carrera de esta directora que sin duda está forjándose un nombre dentro de lo más importante de la elite cinematográfica, además de ir borrando su fama de actriz desastroza. Esperamos con gusto su siguiente proyecto.

links: sitio oficial / ficha técnica / imágenes

Comentarios

  1. Curiosamente, en la versión doblada al castellano que se exhibió en España, la última frase que Bill Murray susurra al oído de Scarlett Johansson (cuando baja del taxi y se encuentra con ella en mitad de la calle) fue DOBLADA.
    Yo vi la película en versión original subtitulada, y no sé exactamente qué decían (alguna banalidad: me lo contaron pero me apresuré en olvidarlo), pero el detalle es sobrecogedor, ¿verdad? Con esa manía que tienen los traductores de sentirse más listos que los autores, tomaron una frase que deliberadamente su directora decidió que no se escuchase -que se perdiese en la traducción- y la doblaron suponiendo que decía tal o cual cosa.
    Penoso...

    ResponderEliminar
  2. Curiosamente, en la versión doblada al castellano que se exhibió en España, la última frase que Bill Murray susurra al oído de Scarlett Johansson (cuando baja del taxi y se encuentra con ella en mitad de la calle) fue DOBLADA.
    Yo vi la película en versión original subtitulada, y no sé exactamente qué decían (alguna banalidad: me lo contaron pero me apresuré en olvidarlo), pero el detalle es sobrecogedor, ¿verdad? Con esa manía que tienen los traductores de sentirse más listos que los autores, tomaron una frase que deliberadamente su directora decidió que no se escuchase -que se perdiese en la traducción- y la doblaron suponiendo que decía tal o cual cosa.
    Penoso...

    www.malasombra.blogia.com

    ResponderEliminar
  3. Esta historia de dos personas que se encuentran en un momento de separatidad, me encanto, de hecho la he nombrado uno de los mejores proyectos del 2004, porque no puedo olvidar otros dos. El ambiente tan extraño y el choque cultural les hacen darse cuenta de lo incompleta que es su vida y el miedo a vivirla. Charlotte ansía ser amada y Bob ansía que le necesiten, ambos quieren encontrarle el sentido a su vida. Son personajes que casi no necesitan hablar para transmitir sus sentimientos más profundos. Todo el capitalismo que les rodea es frio y distante, no les pertenece; toda la incomunicacion los obliga a experimentar la interioridad de su soledad. Con un soundtrack increíblemente seleccionado, Sofía Coppola nos regala una película inteligente y con un mensaje que hace cuestionarse ¿que es el amor? y ¿cual será el proceso para merecerlo?.

    ResponderEliminar
  4. una película muy decepcionante pero un gran vehículo para Bill Murray...

    ResponderEliminar
  5. Al final Bill Murray le susurra a Scarlett en el oido en medio de gente que va y viene

    ( Eres lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo,quiero ver esa sonrisa )

    ResponderEliminar

Publicar un comentario