Ir al contenido principal

Historias de ironía y perversión (Storytelling)

Todd Solondz se convirtió con Hapinness en un director satírico por excelencia (aunque un solo largometraje resultara risible para serlo) y la crítica lo alabó hasta la saciedad, con adjetivos tan vagos y banales que bien podían ser escritos por el propio Solondz para alguna de sus próximas películas. Tiempo pasó y su regreso era esperado por sus defensores.

Storytelling es el título de su más reciente filme; una conjunción de farsa, crítica ácida y mucho humor. Los primeros en externar sus opinión fueron sus fans, quienes nuevamente quedaron maravillados con su ingenio y óptica de la sociedad consumo-estadounidense (en apariencia). Por otra parte, los "críticos" más reconocidos tacharon su obra de "inferior" y decadente con relación a sus anteriores entregas. A pesar de su fama, Storytelling no tuvo el mismo encanto que Welcome to the dollhouse, ni la oportunidad de Hapinness.

Dividida en dos partes bien diferenciadas (fiction / non fiction), la película nos presenta personajes típicos del universo de Todd: seres marginales, imposibles de descifrar al primer vistazo y un tanto normales, si esto puede ser posible. Fiction es la historia de tres, una estudiante que tiene un novio con dificultades físicas y su profesor de escritura, quien pareciera una imagen de autoridad inquebrantable. En esta parte queda al descubierto una de las grande preocupaciones del director, la cual ha arrastrado en toda su filmografía: la realidad puesta en papel. Su razonamiento lo plantea en el hecho de tomar una porción de nuestro entorno e interpretarlo con letras, sin perder de vista que la realidad literaria siempre será una alegoría de la vida común.

En la segunda mitad vemos el otro universo que preocupa a Solondz: la familia americana y en especial la relación de los adolescentes con su ambiente. La historia, en principio, se centra en un hombre presa de sus circunstancias (universitario, pero sin haber cumplido alguno de sus sueños), que trata de rescatar parte de sus metas en la realización de un documental. Este trabajo lo remite de nuevo a su antigua escuela, para encontrarse con Scooby, un joven con cero aspiraciones, pero con todas las oportunidades para tenerlas.

Es cuando llegamos a la parte de Scooby que nos enteramos de las reales intenciones del director: hacer crítica no de la sociedad, sino de los cineastas que tratan de retratarla. Tal vez este detalle queda un poco desfasado por las expectativas que se tenían sobre Todd, pero también es cierto que este giro de visión es lo que al final enriquece el trabajo en conjunto. Ninguna de las dos partes tiene relación alguna, como ya había explicado Solondz, pero no faltará el incauto que descubra una conexión entre la ficción y la no ficción de Storytelling.

Un trabajo más de este director, que pone al descubierto la situación del cine actual, el cual ya no sólo se maneja por historias, sino por las opiniones y esperanzas que se tienen de él.

Comentarios

  1. Happiness es una pelicula tremenda, me encanto, tarde en entender todos sus matices, pero creo que fue una de las mejores peliculas de ese año. Aun recuerdo cuando la vi en el cine.

    ResponderEliminar
  2. el caso de Storytelling es el del cine hurgueteando en nuestras ineptitudes.

    para celebrarlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario