Ir al contenido principal

El Embajador del mal (The Manchurian Candidate)

the manchurian candidate cartelEn 1962, Frank Sinatra estelarizó The Manchurian Candidate; cinta que nos hablaba sobre experimentos aplicados a soldados que regresaban de la Segunda Guerra Mundial, para modificar patrones de conducta. En ese entonces, y por cuestiones del destino, en 1963 es asesinado John F. Kennedy, unos de los presidentes más carismáticos que ha tenido EE.UU. Ante este hecho, y por las referencias tan estrechas entre realidad y ficción, The Manchurian Candidate tuvo que postergar su estreno hasta 1965. Años después -en 1988- Frank Sinatra impulso el re-estreno de esta cinta, por su relevancia y temática entorno al ambiente político.

Es ahora en 2004 que regresa esta historia a las pantallas, refrescando la anécdota -se cambia el escenario de la SGM por la guerra de Kuwait en el 91- para la nueva generación de cinéfilos que desconocían la versión anterior -entre ellos yo-

A cargo de la dirección se encuentra Jonathan Demme, quien puede dividir su carrera en un antes y después de El Silencio de los Inocentes. Es con The Manchurian Candidate que regresa a las películas de "estudio" para presentarnos esta combinación de ciencia ficción y drama político.

La trama se centra en dos personajes: Raymond Shaw (Liev Schreiber), soldado condecorado con la medalla al valor y próximo candidato para la vicepresidencia de EE.UU.; y Ben Marco (Denzel Washington), compañero de regimiento de Shaw. Cuando un compañero de ambos visita a Marco, y le revela que ha tenido sueños extraños de aquella noche en donde fueron emboscados en Kuwait, y donde Shaw los salvó, Marco también comienza a cuestionarse sobre la veracidad de los hechos.

Si vemos la película en conjunto, funciona y nos da nota del estilo de Demme -el close up que manejó en El Silencio de los Inocentes se hace presente de manera efectiva aquí-, nos invita a descubrir esa conspiración que se cueste en las altas esferas, no sólo políticas sino también comerciales, en donde un gobierno -el estadounidense- se pone a merced de una organización más grande y poderosa.

En el plano actoral, vemos interpretaciones destacadas. Denzel Washington (Marco) se presenta ya como uno de los actores de carácter más importantes que tiene EE.UU. Washignton venía haciendo personajes de héroe, de redentor de situaciones complicadas, que si bien resultaban aceptables, no mostraban la gama de emociones que conlleva ser protagonista. Aquí lo vemos explosivo, melancólico, resignado, alegre, incluso vulnerable -y para que este hombre se vea así- que nos crea una gran empatía por su situación -no la clásica indulgencia por ser un héroe de guerra con traumas-

Su contraparte, Liev Schreiber (Shaw) se revela con una interpretación con nivel. Si tomamos en cuenta que este actor figuraba dentro del reparto de Scream -como el supuesto asesino-, realmente es un salto importante a un personaje con varias lecturas. El paso de "hijo de mamá", a político y víctima de un complot mundial se nota trabajado, y quién sabe, tal vez veamos a Schreiber en películas importantes.

Quien se lleva las palmas es Meryl Streep. Con esta actriz sucede algo curioso: siempre brinda buenas actuaciones, pero monótonas, demasiado "perfectas", que hace que no haya un punto de comparación entre sus trabajos anteriores -a excepción de su habilidad para adoptar acentos- En The Manchurian Candidate interpreta a Eleonor Shaw, madre de Raymond y senadora a causa de la muerte de su esposo. El retrato que presenta de madre posesiva es extraordinario. En todo momento se siente manipuladora y al mismo tiempo preocupada por su "nación", capaz de casi cualquier cosa por llevar a su hijo a la vicepresidencia.

La mayoría de los críticos apuntan esta actuación como un "homenaje" a la figura de Hillary Clinton -ya sea por ser senadoras ambas y apoyar a un hombre a un puesto importante- A pesar de este comentario, la sensación que deja la actuación de Streep es la de otra figura femenina: Jacqueline Kennedy. Si vemos de cerca la relación madre-hijo que se plantea en la película, es muy similar a la de John F. Kennedy hijo y la señora Onassis -de ahí que al principio de este comentario nombráramos el retraso que tuvo el estreno de la versión original-

De manera fugaz vemos a Bruno Ganz -el inolvidable Damiel en Las Alas del Deseo- que interpreta a un alemán que ayuda a Marco (Washington) a resolver la intriga; y a Jon Voight en un papel menor -a excepción de una escena crucial entre él, Streep y Schreiber-

Ahora bien, para el final de la película muchas situaciones se vuelven predecibles -esto no es punto en contra, pero frena el ritmo que se venía manejando desde el principio-, tal vez los flash-backs que Demme intercala restan impacto -ojo que no es lo mismo que revelar la intriga- Dígamoslo así: el final creará desilución para quien espera algo como "Intriga en la calle Arlington" -entre ellos yo- y simplemente estará en función de los gustos cinéfilos del espectador. Un elemento que puede pasar desapercibido es el diseño de sonido en algunas partes clave de la película -es difícil decir que resulta efectivo, pero vale la entrada al cine-

En resumen podemos decir que es un buen producto, impactante en su planteamiento y que goza de actuaciones más que eficientes. El pelo en la sopa es que llega en un momento político en donde a todo se le ve una pizca de realidad con tirafondo.


ACTUALIZACIÓN: el domingo pasado (3 de Octubre) murió Janet Leigh alos 77 años, actriz que participó en la primera versión de The Manchurian Candidate. Más detalles en cineblog/mx...

Comentarios