Ir al contenido principal

Bajo el sol de Toscana (Under the Tuscan Sun)

Establezcamos algo: el cine es para todos, pero no todos ven el cine de igual forma. Con esto en mente nos gustaría comentar una película que genera varias lecturas. La película en cuestión se llama Bajo el Sol de Toscana (Under the Tuscan Sun), cinta dirigida por la cineasta estadounidense Audrey Wells, quien dentro de su trabajo en el cine, destaca más su labor como guionista, con filmes como The Kid (la historia de un adulto que se enfrenta a su infancia, protagonizada por Bruce Willis), The truth about cats & dogs (la dupla Thurman-Garofalo en una comedia romántica) o la no tan afortunada George of the Jungle (con Brendan Fraser)
Es hasta Bajo el Sol de Toscana que su nombre destaca en la dirección, tomando como punto de partida la autobiografía de la también escritora Frances Mayes. Wells presenta con este trabajo uno de los géneros más difíciles y controversiales que se tiene noticia: el cine de mujeres para mujeres. Pero esta reciprocidad no debe verse como complaciente o despectiva; debemos tomar el hecho que, dejando a un lado el arte que implica el cine, nadie puede hablar mejor de lo que pasa en la mente de una mujer, que otra mujer -aun cuando existan directores como Todd Haynes o Stephen Daldry, que realizaron grandes películas sobre mujeres como Far from Heaven o The Hours, respectivamente-

Bajo el Sol de Toscana nos cuenta la historia de Frances Mayes, escritora en espera de iniciar su novela, que mientras tanto realiza reseñas de libros. Una noche recibe una terrible noticia: su esposo le es infiel. Este hecho hace que no sólo pierda su energía, sino también su casa. Desilusionada y en la encrucijada de continuar su vida de soltería obligada, un viaje a Italia se le presenta como la fácil resolución a su conflicto interno. Es específicamente en Toscana donde comienza a reconstruir su vida, además de reparar una vieja villa italiana.

Este viaje poco a poco va convirtiéndose para Frances en una aventura sin retorno. Con personajes pintorescos y situaciones tragi-cómicas, ella se da cuenta que hay una vida esperándola, con alegrías y altibajos, pero al fin vida después de un divorcio.

Quien se encarga de encarnar a esta heroína es Diane Lane, actriz que ha destacado últimamente con cintas como The Perfect Storm, o su trabajo que le valió una nominación al Oscar: Unfaithful, al lado de Richard Gere -con quien ya había actuado en The Cotton Club- El retrato que hace Lane de esta escritora es fresco y agradable, un trabajo que si bien no pasará a la posteridad en la historia del cine, si nos indica la capacidad de ésta para hacer empatía con la audiencia.

Al principio decíamos que el cine no es visto por igual; esta película es la muestra. La historia de esta divorciada pudiera ser la de miles de mujeres. Es el punto de vista de una mujer directora el que le imprime a la historia esa mezcla de romanticismo, sueños, fantasías y esperanzas que toda mujer tiene al hablar del amor. Esta situación es la que tiene mayor conexión en el sector femenino, el que hace que las damas agradezcan y sonrían al final de la proyección.
En el caso de los hombres esta conexión es mínima, no por un problema en la película en sí, tal vez sea porque no hay una identificación con el personaje principal, ya el hombre vive de manera diferente un divorcio.

Sin embargo, lejos de que esta diferencia de percepción afecte la apreciación final, la enriquece ¿Por qué? Porque las mujeres verán una historia que no las define, las hace soñar, mientras los hombres verán una historia que no los retrata, los hace entender. Entender el hecho de que cada género actúa de acuerdo a sus motivaciones y legado social, y que esto hace funcionar las relaciones humanas -un contraste de opiniones-

Bajo el Sol de Toscana es un cuento, una alegoría a la pasión y un encuentro con el cine mal llamado ?sólo para mujeres?. Habrá quien no disfrute este género, pero la gran ventaja de esta cinta es que deja al espectador -cualquiera que fuera- con la sensación de haber visto algo bien hecho, con un aprovechamiento de la fotografía en esa Toscana primaveral, además de disfrutar, en el caso de los hombres, la belleza y presencia de Diane Lane; mientras que las mujeres se deleitarán con los italianos que aparecen en la historia.

Cabe aclarar finalmente que esta adaptación de la autobiografía de Mayes es muy libre en su tratamiento, ya que hubo eventos en su vida que no ocurrieron como vemos en la película -el momento en donde conoce a su segundo amor, o la exclusión del personaje de su hija en la versión cinematográfica-

Comentarios

  1. Muy Buena tu página! Visita nuestro site: reflecine.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Muy Buena tu página! Visita nuestro site: reflecine.blogspot.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario