Ir al contenido principal

El Precio del Silencio (The Deep End)

¿Qué serías capaz de hacer por un hijo? Típica pregunta promocional que trata de vender el argumento de un filme lleno de lugares comunes y personas arquetipos. Sin embargo, y como grandes excepciones que encontramos en el cine, "El precio del Silencio" (The Deep End) plantea la misma duda, pero con una resolución interesante y con actuaciones sólidas.

En primer lugar tenemos a Tilda Swinton, actriz inglesa con un rostro enigmático, duro y al mismo tiempo con una gran capacidad de mostrar emociones variadas. En la cinta interpreta a Margaret Hall, madre de tres, un adolescente, una pre-adolescente y un niño, la cual enfrenta la sexualidad de su hijo Beau, como vehículo que desencadena el conflicto de protegerlo de las "malas influencias", al mismo tiempo que trata de salvar a su familia.

Beau (interpretado por Jonathan Tucker), el chico desubicado y enajenado por Darby (Josh Lucas), dueño de un bar en Reno, que intenta construir su identidad sexual con este hombre de treinta y tantos, se ve preso en un mar de dudas y secretos: dudas por no saber las reales intenciones de su amante Darby, y secretos que debe ocultar a su familia, como su orientación homosexual y sus escapes nocturnos.

Margaret sospecha, pero es hasta su encuentro con Darby que comprueba la magnitud de la relación que lleva con su hijo. Intenta hablar con él, disuadirlo de que desaparezca de la vida de Beau ofreciéndole dinero, pero Darby no declina sus intenciones. Días antes Beau sufrió un accidente con Darby, por conducir en estado de ebriedad.

Darby visita una noche a Beau, tratando de explicarle el encuentro que tuvo con su madre, pero su estado alcohólico hace confesarle al joven que muy posiblemente acepte el dinero. Una forcejeo se hace presente, y mientras Beau corre hacia su casa, Darby cae del muelle en donde estaban y muere.

¿Qué pasa entonces? Margaret debe afrontar el chantaje a la que es sujeta por Alek 'Al' Spera (Goran Visnjic) para no delatar a su hijo con la policía, quien en días posteriores investiga la desaparición y muerte de Darby. Alek sabe que Beau fue la última persona en ver a Darby vivo, sabe de su relación, sabe demasiado como para dejar pasar la oportunidad de ganar cinco mil dólares de manera fácil.

Margaret se enfrasca en una carrera por encubrir a su hijo, mantener la calma en el hogar y enfrentar a su chantajista.

Lo imprescindible del filme es la figura misma de Margaret, una madre fuera de estereotipos. Acostumbrados a la madres cinematográficas, que se escudan en la figura masculina y sirven de apoyo más que de mediadora de conflictos, Tilda Swinton construye una mujer que teme, que rie y lucha, pero nunca se doblega ante los problemas, que a falta de la figura paterna por estar ésta de viaje, mantiene el equilibrio en su familia, y que nosotros como espectadores, vivimos el suspenso que la mantiene en una carrera de tiempo por salvaguardar su vida.

Interesante película que estuvo nominada en diferentes festivales y entregas de premios, que deja huella que los dramas bien construídos, aunados con una fotografía excepcional, son propuestas que mantienen en alto el género, y consolidan el gusto del público por este tipo de cine.

sitio oficial

Comentarios